Edificio Kursaal

Edificación singular/ Donostia-San Sebastián, 1998

La Sociedad Kursaal, encargo la construcción del Palacio de Congresos Kursaal. La obra se comenzó en el año 1996, y se finalizó en el año 2000.

edificio-kursaal_00

Tipo de obra Edificación singular
Propiedad Ayuntamiento de San Sebastián
Localidad Donostia - San Sebastián
Provincia Gipuzkoa
Año fin de obra

2000

Presupuesto adjudicado 16 MM €

El edificio consta de dos plantas de garajes, una planta dedicada a camerinos y salas, un cubo de vidrio dedicado a auditorio, un cubo de vidrio dedicado a sala de cámara, una sala de exposiciones, y locales comerciales.

Como dato importante habría que destacar que la cimentación de todos los elementos está situada por debajo del nivel del mar, obligando a la colocación debajo de la losa inferior de un lámina de impermeabilización especial soldada, y estanca, realizando pruebas de estanqueidad mediante aire en todas las soldaduras.

Durante la ejecución, sobre todo de las cimentaciones, se tuvo que controlar permanentemente la entrada del agua del mar al interior del solar.

El edifico cuenta con numerosas curiosidades, como es la existencia de unas galerías visitables de ventilación que circulan por debajo de la losa inferior.

En la realización de los hormigones hubo que tener especial cuidado, ya que se emplearon hormigones con resistencia de 400 KG en pilares, así como en la ejecución de los hormigones vistos.

En el cierre superior de los cubos, se utilizaron unas vigas prefabricadas, que en algunos casos tenían unas dimensiones de aproximadamente 36 metros de longitud y 54 toneladas de peso, situándose sobre ellas unas losas que servían de sustentación para las salas de maquinaria y climatización.

Las cubiertas de las plazas llevan unas grandes vigas prefabricadas en forma de V, que sirven, a la vez que para sujetar el pavimento final, para recoger el agua de la lluvia y conducirla a los canalones para su evacuación.
Tanto los suelos de las plataformas exteriores como las fachadas exteriores, (a excepción del vidrio), están realizados con unos prefabricados, en el caso del suelo de hormigón, y de piedra en la fachada.

La realización de los cubos está ejecutada por una estructura metálica a base de pórticos, llevan una doble piel, por el interior es un vidrio recto, y por el exterior un vidrio curvo. Entre los dos vidrios hay una gran cámara visitable mediante una pasarela perimetral realizada con tramex, que tiene varias funciones, desde para regular la climatización, hasta para el mantenimiento, pasando por alojar las distintas iluminaciones de los vidrios.